Miércoles, 28 Febrero 2018 18:03

SN 21,3 Ghata Sutta - El barril

Valora este artículo
(3 votos)

Dos grandes discípulos del Buda —Mahamoggallana y Sariputta— se elogian mutuamente y se regocijan en lo que cada uno de ellos declaró para el otro.

 


[Leer en pali]

[3] Esto he escuchado.

En una ocasión el Bienaventurado estaba morando en la arboleda de Jeta, en el Parque de Anathapindika, cerca de Savatthi. En aquella ocasión el Venerable Sariputta y el Venerable Mahamoggallana permanecían en el Santuario de las Ardillas, en el Gran Bosque, en una morada individual cerca de Rajagaha. Entonces, por la tarde, el Venerable Sariputta emergió de la reclusión y se acercó al Venerable Mahamoggallana e intercambió con él cordiales saludos. Cuando las amables palabras de bienvenida y los cordiales saludos hubieron concluido, se sentó a un lado y le dijo:

“Amigo Moggallana, tus facultades son serenas, tu complexión facial es pura y brillante. ¿Ha pasado el día el Venerable Mahamoggallana en una morada pacífica?”.

“He pasado el día en una morada tosca, pero tuve, amigo, una plática del Dhamma”.

“¿Con quién tuvo, el Venerable Mahamoggallana, una plática del Dhamma?”.

“Tuve una plática del Dhamma con el Bienaventurado, amigo”.

“Pero el Bienaventurado está lejos, amigo. Él está morando ahora en la arboleda de Jeta, en el Parque de Anathapindika, cerca de Savatthi. ¿Se acercó el Venerable Mahamoggallana, a él, mediante el poder espiritual o el Bienaventurado se acercó, al Venerable Mahamoggallana, mediante el poder espiritual?”.

“Yo no me acerqué al Bienaventurado mediante el poder espiritual, ni el Bienaventurado se acercó a mí mediante el poder espiritual. Más bien, el Bienaventurado ha despejado su elemento del ojo divino y el oído divino para comunicarse conmigo, y yo he despejado mi elemento del ojo divino y el oído divino para comunicarme con el Bienaventurado”.

“Y, ¿qué clase de plática tuvo el Venerable Mahamoggallana con el Bienaventurado?”.

“He aquí, amigo, le dije al Bienaventurado: ‘Venerable Señor, se ha dicho «uno en el que ha surgido la energía, uno en el que ha surgido la energía», ¿de qué manera, Venerable Señor, uno despierta la energía?’. Y el Bienaventurado me dijo: ‘He aquí, Moggallana, un monje en el que ha surgido la energía mora así: «De buena gana dejaré sólo que mi piel, tendones y huesos permanezcan —y que la carne y sangre de mi cuerpo se sequen— antes de que se relaje mi energía y no alcance lo que puede ser alcanzado por un gran esfuerzo, por una gran energía, por un gran ejercicio». Es de esta manera, Moggallana, que uno despierta la energía’. Esta fue, amigo, la plática del Dhamma que tuve con el Bienaventurado”.

“Amigo, comparados con el Venerable Mahamoggallana somos como unos pequeños granos de grava en relación con el Himalaya, el rey de las montañas. Para el Venerable Mahamoggallana el poder espiritual es tan grande y majestuoso que, si lo desease, podría vivir por un eón”.

“Amigo, comparados con el Venerable Sariputta somos como unos pequeños granos de sal en relación con un barril de sal. El Venerable Sariputta ha sido exaltado, loado y elogiado por el Bienaventurado de muchas maneras:

“’Como Sariputta es el supremo

En sabiduría, virtud y paz,

Así un monje que ha ido más allá,

Lo máximo que puede es sólo igualarlo’”.

De esta manera ambos grandes nagas se regocijaron en lo que cada uno de ellos dijo y declaró para el otro.

 


FUENTE:

Bodhi, B. (2000). "The Barrel" en The Connected Discourses of the Buddha: A Translation of the Samyutta Nikaya. Boston: Wisdom Publications, (versión digital), pp. 968-969.

"Ghatasuttam", en Digital Pali Reader 


Traducción: Anton P. Baron

Edición: Federico Angulo y Anton P. Baron

Publicación de Bosque Theravada, 2015, 2019.  

 

 

Visto 1230 veces Modificado por última vez en Miércoles, 27 Noviembre 2019 16:19