Domingo, 07 Septiembre 2008 22:20

MN 32 {9M.4.2} Mahagosinga Sutta - Gran discurso en Gosinga

Valora este artículo
(0 votos)

Durante una hermosa noche, a la luz de luna, un grupo de monjes mayores se encuentra en el bosque y discute qué tipo de monje sería capaz de iluminar el bosque. Una vez que cada uno de ellos expone su punto de vista, se dirigen al Buda, en busca de su propia respuesta.

Ver la guía de estudio para este sutta

[Leer en pali]

[1] Así he oído.

En una ocasión el Bendito vivía en el bosque Gosinga Sala, con muchos bien versados discípulos mayores, como los venerables Sariputta, Mahamoggallana, Mahakassapa, Anuruddha, Revata, Ananda y muchos otros bien versados discípulos mayores.

[2] El venerable Mahamoggallana, saliendo de su retiro por la tarde se acercó al venerable Mahakassapa y dijo: “Kassapa, vayamos con el venerable Sariputta, a escuchar el Dhamma”. El venerable Mahakassapa estuvo de acuerdo, y el venerable Mahamoggallana, el venerable Mahakassapa y el venerable Anuruddha se acercaron al venerable Sariputta.

[3] El venerable Ananda vio a los venerables Magamoggallana, Mahakassapa y Anuruddha acercarse al venerable Sariputta para escuchar el Dhamma, y el venerable Ananda se acercó al venerable Revata y le dijo: “Amigo Revata, los Grandes Hombres se están acercando al venerable Sariputta a escuchar el Dhamma, ¿vamos nosotros también a escuchar el Dhamma?”. El venerable Revata estuvo de acuerdo, y el venerable Revata y el venerable Ananda se acercaron al venerable Sariputta.

[4] El venerable Sariputta vio a los venerables Revata y Ananda viniendo en la distancia y dijo: “Bienvenido, amigo Ananda, el próximo y cercano asistente del Bendito. Amigo Ananda, a la luz de la luna el bosque Sala es muy placentero; las flores en plena floración dan un perfume celestial. ¿Qué tipo de bhikkhu embellecerían el bosque Sala?”. “Amigo Sariputta, un bhikkhu docto, que porta todo el Dhamma y atesora lo que es bueno al principio, en el medio y al final, y declara la completamente pura vida santa. De este Dhamma él debería convertirse en portador, de palabra y práctica, y experimentarlo mediante penetración. Lo enseñaría en las reuniones cuádruples [1] , las palabras viniendo a él sin dificultad, para la destrucción de las tendencias latentes en aquellos con facultades mentales agudas. Amigo Sariputta, tal bhikkhu embellecería el bosque Gosinga Sala”.

[5] Cuando esto fue dicho, el venerable Sariputta se dirigió al venerable Revata: “Amigo Revata, el venerable Ananda ha declarado esto de acuerdo con su entendimiento; ahora te preguntamos: amigo Revata, a la luz de la luna el bosque Sala es muy placentero; las flores en plena floración dan un perfume celestial. ¿Qué tipo de bhikkhu embellecerían el bosque Sala?”. “Amigo Sariputta, un bhikkhu amigo del retiro, uncido por el apaciguamiento interno de la mente. No descuidaría la práctica de jhana [2], dotado de sabia reflexión, y desarrollaría las moradas sin pensamientos ni pensamientos discursivos. Tal bhikkhu embellecería el bosque Gosinga Sala”.

[6] Cuando esto fue dicho, el venerable Sariputta se dirigió al venerable Anuruddha: “Amigo Anuruddha, el venerable Revata ha declarado esto de acuerdo con su entendimiento; ahora te preguntamos: Anuruddha, a la luz de la luna el bosque Sala es muy placentero; las flores en plena floración dan un perfume celestial. ¿Qué tipo de bhikkhu embellecerían el bosque Sala?”. “Amigo Sariputta, el bhikkhu con el ojo celestial purificado más allá de lo humano mirará a los múltiples mundos. Como un hombre que ha subido al piso más alto de su mansión miraría a un disco con múltiples circunferencias, de la misma manera el bhikkhu con el ojo celestial purificado más allá de lo humano mirará a los múltiples mundos. Tal bhikkhu embellecería el bosque Gosinga Sala”.

[7] Cuando esto fue dicho, el venerable Sariputta se dirigió al venerable Mahakassapa: “Amigo Kassapa, el venerable Anuruddha ha declarado esto de acuerdo con su entendimiento; ahora te preguntamos: Kassapa, a la luz de la luna el bosque Sala es muy placentero; las flores en plena floración dan un perfume celestial. ¿Qué tipo de bhikkhu embellecerían el bosque Sala?”. “Amigo Sariputta, el bhikkhu, viviendo en el bosque, ensalza la vida en el bosque. Recibiendo bocados de comida, ensalza el recibir bocados de comida. Vistiendo hábito harapiento, ensalza el llevar hábitos harapientos. Limitado a tres hábitos, ensalza eso. Con pocos deseos, ensalza los pocos deseos y, satisfecho, ensalza la satisfacción. Aislado, ensalza el aislamiento; retráido, ensalza el retiro de la multitud. Con energía desarrollada, ensalza el despertar de la energía y, virtuoso, ensalza la adquisición de virtud. Concentrado, ensalza la adquisición de concentración y, sabio, ensalza la adquisición de sabiduría. Liberado, ensalza la adquisición de liberación y, dotado del conocimiento y la visión de la liberación, ensalza el conocimiento y la visión de la liberación. Tal bhikkhu embellecería el bosque Gosinga Sala”.

[8] Cuando esto fue dicho, el venerable Sariputta se dirigió al venerable Mahamoggallana: “Amigo Mogallana, el venerable Mahakassapa ha declarado esto de acuerdo con su entendimiento; ahora te preguntamos: amigo Mogallana, a la luz de la luna el bosque Sala es muy placentero; las flores en plena floración dan un perfume celestial. ¿Qué tipo de bhikkhu embellecerían el bosque Sala?”. “Amigo Sariputta, dos bhikkhus discutiendo un punto profundo en el Dhamma se harían preguntas el uno al otro, encontrarían respuestas a las preguntas del otro. No se pelearían entre ellos, su charla sería oportuna y beneficiosa. Tal bhikkhu embellecería el bosque Gosinga Sala”.

[9] Entonces el venerable Mahamoggallana se dirigió al venerable Sariputta: “Amigo Sariputta, todos hemos declarado esto de acuerdo a nuestro entendimiento. Ahora te preguntamos: amigo Sariputta, a la luz de la luna el bosque Sala es muy placentero; las flores en plena floración dan un perfume celestial. ¿Qué tipo de bhikkhu embellecerían el bosque Sala?”. “Amigo, Moggallana, el bhikkhu ejerce poder sobre la mente, y no mora en el poder de la mente. Sea la que sea la morada en la que desea morar por la mañana, mora en ella por la mañana. Sea la que sea la morada en la que desea morar al mediodía, mora en ella al mediodía. Sea la que sea la morada en la que desea morar por la tarde, mora en ella por la tarde. Como un rey ungido, o su primer ministro, que, teniendo un cofre lleno de ropas de distintos colores, elegiría el conjunto de ropas que desease llevar por la mañana, al mediodía y por la tarde, de la misma manera el bhikkhu ejerce poder sobre la mente y no mora en el poder de la mente. Sea la que sea la morada en la que desea morar, por la mañana, al mediodía, y por la tarde, en esa respectiva morada mora por la mañana, a mediodía, y por la tarde. Tal bhikkhu embellece el bosque Gosinga Sala”.

[10] Entonces el venerable Sariputta habló así a los venerables: “Acerquémonos al Bendito, e informémosle de todo esto, y como Él lo explique lo tendremos en mente”. Aquellos venerables estuvieron de acuerdo y se acercaron al Bendito, le presentaron sus respetos y se sentaron a un lado. Entonces el venerable Sariputta habló así al Bendito:

[11] “Venerable Señor, el venerable Revata y el venerable Ananda se acercaron a mí para escuchar el Dhamma. Al ver a los venerables Revata y Ananda venir en la distancia, dije: 'Bienvenido, amigo Ananda, el próximo y cercano asistente del Bendito. Amigo Ananda, a la luz de la luna el bosque Sala es muy placentero; las flores en plena floración dan un perfume celestial. ¿Qué tipo de bhikkhu embellecerían el bosque Sala?' Venerable Señor, entonces el venerable Ananda dijo: 'Amigo Sariputta, un bhikkhu docto, atesora el Dhamma que es bueno al principio, en el medio y al final, ese Dhamma que declara la completamente pura vida santa. De este Dhamma él debería convertirse en portador, de palabra y práctica, y experimentarlo mediante penetración. Lo enseñaría en las reuniones cuádruples, las palabras viniendo a él sin dificultad, para la destrucción de las tendencias latentes en aquellos con facultades mentales agudas. Amigo Sariputta, tal bhikkhu embellecería el bosque Gosinga Sala'.

[12] Cuando esto fue dicho, el venerable Sariputta se dirigió al venerable Revata: “Amigo Revata, el venerable Ananda ha declarado esto de acuerdo con su entendimiento; ahora te preguntamos: amigo Revata, a la luz de la luna el bosque Sala es muy placentero; las flores en plena floración dan un perfume celestial. ¿Qué tipo de bhikkhu embellecerían el bosque Sala?”. “Amigo Sariputta, un bhikkhu amigo del retiro, uncido por el apaciguamiento interno de la mente. No descuidaría la práctica de jhana [2], dotado de sabia reflexión, y desarrollaría las moradas sin pensamientos ni pensamientos discursivos. Tal bhikkhu embellecería el bosque Gosinga Sala”.

Cuando esto fue dicho, el venerable Sariputta se dirigió al venerable Anuruddha: “Amigo Anuruddha, el venerable Revata ha declarado esto de acuerdo con su entendimiento; ahora te preguntamos: Anuruddha, a la luz de la luna el bosque Sala es muy placentero; las flores en plena floración dan un perfume celestial. ¿Qué tipo de bhikkhu embellecerían el bosque Sala?”. “Amigo Sariputta, el bhikkhu con el ojo celestial purificado más allá de lo humano mirará a los múltiples mundos. Como un hombre que ha subido al piso más alto de su mansión miraría a un disco con múltiples circunferencias, de la misma manera el bhikkhu con el ojo celestial purificado más allá de lo humano mirará a los múltiples mundos. Tal bhikkhu embellecería el bosque Gosinga Sala”.

Cuando esto fue dicho, el venerable Sariputta se dirigió al venerable Mahakassapa: “Amigo Kassapa, el venerable Anuruddha ha declarado esto de acuerdo con su entendimiento; ahora te preguntamos: Kassapa, a la luz de la luna el bosque Sala es muy placentero; las flores en plena floración dan un perfume celestial. ¿Qué tipo de bhikkhu embellecerían el bosque Sala?”. “Amigo Sariputta, el bhikkhu, viviendo en el bosque, ensalza la vida en el bosque. Recibiendo bocados de comida, ensalza el recibir bocados de comida. Vistiendo hábito harapiento, ensalza el llevar hábitos harapientos. Limitado a tres hábitos, ensalza eso. Con pocos deseos, ensalza los pocos deseos y, satisfecho, ensalza la satisfacción. Aislado, ensalza el aislamiento; retráido, ensalza el retiro de la multitud. Con energía desarrollada, ensalza el despertar de la energía y, virtuoso, ensalza la adquisición de virtud. Concentrado, ensalza la adquisición de concentración y, sabio, ensalza la adquisición de sabiduría. Liberado, ensalza la adquisición de liberación y, dotado del conocimiento y la visión de la liberación, ensalza el conocimiento y la visión de la liberación. Tal bhikkhu embellecería el bosque Gosinga Sala”.

Cuando esto fue dicho, el venerable Sariputta se dirigió al venerable Mahamoggallana: “Amigo Mogallana, el venerable Mahakassapa ha declarado esto de acuerdo con su entendimiento; ahora te preguntamos: amigo Mogallana, a la luz de la luna el bosque Sala es muy placentero; las flores en plena floración dan un perfume celestial. ¿Qué tipo de bhikkhu embellecerían el bosque Sala?”. “Amigo Sariputta, dos bhikkhus discutiendo un punto profundo en el Dhamma se harían preguntas el uno al otro, encontrarían respuestas a las preguntas del otro. No se pelearían entre ellos, su charla sería oportuna y beneficiosa. Tal bhikkhu embellecería el bosque Gosinga Sala”.

Entonces el venerable Mahamoggallana se dirigió al venerable Sariputta: “Amigo Sariputta, todos hemos declarado esto de acuerdo a nuestro entendimiento. Ahora te preguntamos: amigo Sariputta, a la luz de la luna el bosque Sala es muy placentero; las flores en plena floración dan un perfume celestial. ¿Qué tipo de bhikkhu embellecerían el bosque Sala?”. “Amigo, Moggallana, el bhikkhu ejerce poder sobre la mente, y no mora en el poder de la mente. Sea la que sea la morada en la que desea morar por la mañana, mora en ella por la mañana. Sea la que sea la morada en la que desea morar al mediodía, mora en ella al mediodía. Sea la que sea la morada en la que desea morar por la tarde, mora en ella por la tarde. Como un rey ungido, o su primer ministro, que, teniendo un cofre lleno de ropas de distintos colores, elegiría el conjunto de ropas que desease llevar por la mañana, al mediodía y por la tarde, de la misma manera el bhikkhu ejerce poder sobre la mente y no mora en el poder de la mente. Sea la que sea la morada en la que desea morar, por la mañana, al mediodía, y por la tarde, en esa respectiva morada mora por la mañana, a mediodía, y por la tarde. Tal bhikkhu embellece el bosque Gosinga Sala”.

Entonces el venerable Sariputta habló así a los venerables: “Acerquémonos al Bendito, e informémosle de todo esto, y como Él lo explique lo tendremos en mente”. Aquellos venerables estuvieron de acuerdo y se acercaron al Bendito, le presentaron sus respetos y se sentaron a un lado. Entonces el venerable Sariputta habló así al Bendito: “Venerable Señor, el venerable Revata y el venerable Ananda se acercaron a mí para escuchar el Dhamma. Al ver a los venerables Revata y Ananda venir en la distancia, dije: “Bienvenido, amigo Ananda, el próximo y cercano asistente del Bendito. Amigo Ananda, a la luz de la luna el bosque Sala es muy placentero; las flores en plena floración dan un perfume celestial. ¿Qué tipo de bhikkhu embellecerían el bosque Sala?”. Venerable Señor, entonces el venerable Ananda dijo: “Amigo Sariputta, un bhikkhu docto, atesora el Dhamma que es bueno al principio, en el medio y al final, ese Dhamma que declara la completamente pura vida santa. De este Dhamma él debería convertirse en portador, de palabra y práctica, y experimentarlo mediante penetración. Lo enseñaría en las reuniones cuádruples1 , las palabras viniendo a él sin dificultad, para la destrucción de las tendencias latentes en aquellos con facultades mentales agudas. Amigo Sariputta, tal bhikkhu embellecería el bosque Gosinga Sala””. “Buen Sariputta, como el mismo Ananda ha explicado, él es docto, porta el Dhamma y atesora el Dhamma bueno al principio, en el medio y al final, el Dhamma que declara la completa y pura santa vida. Lo lleva en mente en palabras y práctica, y lo experimenta mediante penetración, y lo enseña en las reuniones cuádruples, las palabras viniendo a él sin dificultad, para la destrucción de las tendencias latentes en aquellos con facultades mentales agudas”.

“Buen Sariputta, como el mismo Ananda ha explicado, él es docto, porta el Dhamma y atesora el Dhamma bueno al principio, en el medio y al final, el Dhamma que declara la completa y pura santa vida. Lo lleva en mente en palabras y práctica, y lo experimenta mediante penetración, y lo enseña en las reuniones cuádruples, las palabras viniendo a él sin dificultad, para la destrucción de las tendencias latentes en aquellos con facultades mentales agudas”.

“Cuando esto fue dicho, venerable Señor, me dirigí al venerable Revata: “Amigo Revata, el venerable Ananda ha declarado esto de acuerdo con su entendimiento; ahora te preguntamos: amigo Revata, a la luz de la luna el bosque Sala es muy placentero; las flores en plena floración dan un perfume celestial. ¿Qué tipo de bhikkhu embellecerían el bosque Sala?”. Cuando esto fue dicho, el venerable Revata me habló así: “Amigo Sariputta, un bhikkhu amigo del retiro, uncido por el apaciguamiento interno de la mente. No descuidaría la práctica de jhana, dotado de sabia reflexión [3] y desarrollaría las moradas sin pensamientos ni pensamientos discursivos. Tal bhikkhu embellecería el bosque Gosinga Sala””. “Buen Sariputta, como el mismo Revata ha explicado, él es amigo del retiro, uncido por el apaciguamiento interno de la mente, no descuida la práctica de jhana y desarrolla las moradas sin pensamientos ni pensamientos discursivos”.

“Cuando esto fue dicho, venerable Señor, le dije al venerable Anuruddha: “Amigo Anuruddha, el venerable Revata ha declarado esto de acuerdo con su entendimiento; ahora te preguntamos: amigo Anuruddha, a la luz de la luna el bosque Sala es muy placentero; las flores en plena floración dan un perfume celestial. ¿Qué tipo de bhikkhu embellecerían el bosque Sala?”. Cuando esto fue dicho, el venerable Anuruddha me habló así: “Amigo Sariputta, el bhikkhu con el ojo celestial purificado más allá de lo humano mirará a los múltiples mundos. Como un hombre que ha subido al piso más alto de su mansión miraría a un disco con múltiples circunferencias, de la misma manera el bhikkhu con el ojo celestial purificado más allá de lo humano mirará a los múltiples mundos. Tal bhikkhu embellecería el bosque Gosinga Sala””. “Buen Sariputta, como el mismo Anuruddha explica, con el ojo celestial purificado más allá de lo humano, él mira a los múltiples mundos”.

“Cuando esto fue dicho, venerable Señor, le dije al venerable Mahakassapa: “Amigo Kassapa, el venerable Anuruddha ha declarado esto de acuerdo con su entendimiento; ahora te preguntamos: amigo Kassapa, a la luz de la luna el bosque Sala es muy placentero; las flores en plena floración dan un perfume celestial. ¿Qué tipo de bhikkhu embellecerían el bosque Sala?”. Cuando esto fue dicho, el venerable Mahakassapa me habló así: “Amigo Sariputta, el bhikkhu, viviendo en el bosque, ensalza la vida en el bosque. Recibiendo bocados de comida, ensalza el recibir bocados de comida. Vistiendo hábito harapiento, ensalza el llevar hábitos harapientos. Limitado a tres hábitos, ensalza eso. Con pocos deseos, ensalza los pocos deseos y, satisfecho, ensalza la satisfacción. Aislado, ensalza el aislamiento; retráido, ensalza el retiro de la multitud. Con energía desarrollada, ensalza el despertar de la energía y, virtuoso, ensalza la adquisición de virtud. Concentrado, ensalza la adquisición de concentración y, sabio, ensalza la adquisición de sabiduría. Liberado, ensalza la adquisición de liberación y, dotado del conocimiento y la visión de la liberación, ensalza el conocimiento y la visión de la liberación. Tal bhikkhu embellecería el bosque Gosinga Sala””. “Buen Sariputta, como el mismo Kassapa explica, él, viviendo en el bosque, ensalza la vida en el bosque, dotado él mismo con el conocimiento y la visión de la liberación, ensalza el conocimiento y la visión de la liberación”.

“Cuando esto fue dicho, venerable Señor, le dije al venerable Mahamoggallana: “Amigo Mogallana, el venerable Mahakassapa ha declarado esto de acuerdo con su entendimiento; ahora te preguntamos: amigo Mogallana, a la luz de la luna el bosque Sala es muy placentero; las flores en plena floración dan un perfume celestial. ¿Qué tipo de bhikkhu embellecerían el bosque Sala?”. Cuando esto fue dicho, el venerable Mahamoggallana me habló así: “Amigo Sariputta, dos bhikkhus discutiendo un punto profundo en el Dhamma se harían preguntas el uno al otro, encontrarían respuestas a las preguntas del otro. No se pelearían entre ellos, su charla sería oportuna y beneficiosa. Tal bhikkhu embellecería el bosque Gosinga Sala””. “Buen Sariputta, como el mismo Moggallana ha explicado, él es un buen predicador”.

Entonces el venerable Mahamoggallana habló así al Bendito: “Venerable Señor, entonces le dije al venerable Sariputta: “Amigo Sariputta, todos hemos declarado esto de acuerdo a nuestro entendimiento. Ahora te preguntamos: amigo Sariputta, a la luz de la luna el bosque Sala es muy placentero; las flores en plena floración dan un perfume celestial. ¿Qué tipo de bhikkhu embellecerían el bosque Sala?”. Cuando esto fue dicho, el venerable Sariputta dijo: “Amigo, Moggallana, el bhikkhu ejerce poder sobre la mente, y no mora en el poder de la mente. Sea la que sea la morada en la que desea morar por la mañana, mora en ella por la mañana. Sea la que sea la morada en la que desea morar al mediodía, mora en ella al mediodía. Sea la que sea la morada en la que desea morar por la tarde, mora en ella por la tarde. Como un rey ungido, o su primer ministro, que, teniendo un cofre lleno de ropas de distintos colores, elegiría el conjunto de ropas que desease llevar por la mañana, al mediodía y por la tarde, de la misma manera el bhikkhu ejerce poder sobre la mente y no mora en el poder de la mente. Sea la que sea la morada en la que desea morar, por la mañana, al mediodía, y por la tarde, en esas morará respectivamente. Tal bhikkhu embellece el bosque Gosinga Sala””. Buen Moggalana, como el mismo Sariputta lo explica, él ejerce poder sobre la mente y no mora en el poder de la mente. Sea la que sea la morada en la que desea morar, por la mañana, al mediodía, y por la tarde, en esas morará respectivamente”.

Cuando esto fue dicho, el venerable Sariputta habló así al Bendito: “Venerable Señor, ¿qué palabras son las mejores?”. “Sariputta, todas estas son buenas palabras, en un cierto orden, pero escuhad a lo que tengo que decir: Sariputta, el bhikkhu, cuando la comida ha acabado y al volver de la ronda de limosna se sienta con las piernas cruzadas, manteniendo su cuerpo recto y la atención puesta delante de él. Entonces determina: “Hasta que mi mente esté liberada sin deseos, no cambiaré esta postura”. Sariputta, tal bhikkhu embellece el bosque Gosinga Sala”.

Así habló el Bendito, y los venerables se deleitaron en sus palabras.


FUENTE: www.metta.lk

Traduido al inglés: Heramana Upalavanna

Traducido al español: Pablo Catalán Fernández


1. Posiblemente se refiere a las reuniones de bhikkhus, bhikkunis, laicos y laicas (N. del T.)

2. Por "jhana" se refiere a la práctica de meditación (N. del T.)

3. “No descuidaría la práctica de jhana, dotado de sabia reflexión” (anãràkata jhàno vipassanàya samannàgato ). Cuando los jhanas se practican, deberían estar acompañados de sabia reflexión. “Vipassanà bhàvanà ” es esta sabia reflexión y no es otra que reflexionar que esos momentos de pensamiento son impermanentes, cambiantes, por lo que son desagradables, y por tanto es imprudente apropiarlos como yo o mío. Esto ayuda al yogi a dejar el punto de vista del “yo” poco a poco (Nota original del texto).

Visto 2763 veces Modificado por última vez en Viernes, 13 Abril 2018 21:02