Viernes, 08 Septiembre 2017 17:30

SN 42,7 Khettupama Sutta - Símil sobre el campo

Valora este artículo
(1 Voto)

El Buda explica por qué, aunque tenga compasión por todos los seres, su enseña no llega a todos por igual.

 


[Leer en pali]

[7] En cierta ocasión el Bienaventurado estaba morando en la arboleda de los mangos de Pavarika, cerca de Nalanda. Entonces el jefe de clan Asibandhakaputta se acercó al Bienaventurado, le rindió homenaje, se sentó a un lado y le dijo:

“Venerable Señor, ¿mora el Bienaventurado compasivo hacia todos los seres vivos?”.

“Sí, jefe de familia, el Tathagata mora compasivo hacia todos los seres vivos”.

“Y, ¿por qué entonces, Venerable Señor, el Bienaventurado enseña el Dhamma a unos y no a otros?”.

“Bueno, jefe de clan, voy a preguntarte acerca de eso. Contesta como mejor te parezca. ¿Qué opinas jefe de clan? Imagina a un granjero que tiene tres campos: uno excelente, otro de mediana calidad y, el último, inferior, áspero, salado y con mala tierra. ¿Qué opinas, jefe de clan? Si este granjero desease sembrar una semilla, ¿lo haría en el campo excelente, en el de mediana calidad o en el inferior, aquel que es áspero, salado y con mala tierra?”.

“Venerable Señor, si aquel granjero desease sembrar una semilla, lo haría en el campo excelente. Habiendo sembrado la semilla allí, luego sembraría en el campo de mediana calidad y, habiendo sembrado la semilla allí, finalmente la sembraría en el campo inferior, aquel que es áspero, salado y con mala tierra. ¿Y por qué así? Porque por lo menos podría ser utilizado como forraje para el ganado”.

“Jefe de clan, así como es este campo excelente, así son para mí los monjes y las monjas. Yo les enseño el Dhamma que es bueno en el principio, bueno en el medio y bueno al final, que es recto en el significado y en las expresiones; les revelo la vida santa que es perfecta, completa y pura. ¿Y por qué así? Porque ellos moran conmigo como su isla, conmigo como su guarida, conmigo como su protector y conmigo como su refugio.

“Además, jefe de clan, así como es este campo de mediana calidad, así son para mí los seguidores laicos y las seguidoras laicas. A ellos también les enseño el Dhamma que es bueno en el principio, bueno en el medio y bueno al final, que es recto en el significado y en las expresiones; les revelo la vida santa que es perfecta, completa y pura. ¿Y por qué así? Porque ellos moran conmigo como su isla, conmigo como su guarida, conmigo como su protector y conmigo como su refugio.

“Además, jefe de clan, así como es este campo inferior, aquel que es áspero, salado y con mala tierra, así son para mí los ascetas y brahmanes de otros credos religiosos. Aún así, a ellos también les enseño el Dhamma que es bueno en el principio, bueno en el medio y bueno al final, que es recto en el significado y en las expresiones; les revelo la vida santa que es perfecta, completa y pura. ¿Y por qué así? Porque si ellos entendieran aunque sea una sola sentencia, esto les conduciría a su bienestar y felicidad por mucho tiempo.

“Imagina, jefe de clan, a un hombre que tiene tres cántaros: uno sin grieta alguna, que no deja que el agua se filtre y se escape; otro también sin grietas, pero que deja que el agua se filtre y se escape; y un tercero que tiene grietas y deja que el agua se filtre y se escape. Si aquel hombre quisiera almacenar agua, ¿dónde la almacenaría primero, en el cántaro sin grieta alguna, que no deja que el agua se filtre y se escape; en aquel que tampoco tiene grietas pero que deja que el agua se filtre y se escape, o en el tercero que tiene grietas y deja que el agua se filtre y se escape?”.

“Venerable Señor, si aquel hombre desease almacenar agua, lo haría en el cántaro sin grieta alguna, que no deja que el agua se filtre y se escape. Habiendo almacenado el agua allí, la almacenaría luego en aquel cántaro que también es sin grietas, pero que deja que el agua se filtre y se escape. Habiendo almacenado el agua allí, entonces la almacenaría en el tercer cántaro, el  que tiene grietas y deja que el agua se filtre y se escape. ¿Y por qué así? Porque por lo menos se la podría usar para lavar platos”.

“Jefe de clan, así como es el cántaro sin grieta alguna, que no deja que el agua se filtre y se escape, así son para mí los monjes y las monjas. Yo les enseño el Dhamma que es bueno en el principio, bueno en el medio y bueno al final, que es recto en el significado y en las expresiones; les revelo la vida santa que es perfecta, completa y pura. ¿Y por qué así? Porque ellos moran conmigo como su isla, conmigo como su guarida, conmigo como su protector y conmigo como su refugio.

“Del mismo modo, jefe de clan, así como el otro cántaro que tampoco tiene grietas, pero que deja que el agua se filtre y se escape, así son para mí los seguidores laicos y las seguidoras laicas. A ellos también les enseño el Dhamma que es bueno en el principio, bueno en el medio y bueno al final, que es recto en el significado y en las expresiones; les revelo la vida santa que es perfecta, completa y pura. ¿Y por qué así? Porque ellos moran conmigo como su isla, conmigo como su guarida, conmigo como su protector y conmigo como su refugio.

“Del mismo modo, jefe de clan, así como el tercer cántaro con grietas que deja que el agua se filtre y se escape, así son para mí los ascetas y brahmanes de otros credos religiosos. Aún así, a ellos también les enseño el Dhamma que es bueno en el principio, bueno en el medio y bueno al final, que es recto en el significado y en las expresiones; les revelo la vida santa que es perfecta, completa y pura. ¿Y por qué así? Porque si ellos entendieran aunque sea una sola sentencia, esto les conduciría a su bienestar y felicidad por mucho tiempo”.

Cuando se dijo esto, el jefe de clan Asibandhakaputta dijo al Bienaventurado:

“¡Excelente, Maestro Gotama! ¡Excelente, Maestro Gotama! El Maestro Gotama esclareció el Dhamma de diferentes maneras, como si enderezara lo que estaba torcido, revelara lo que estaba oculto, mostrara el camino a los que estaban perdidos o sostuviera una lámpara en medio de la oscuridad, de manera tal que los de buena vista pudieran ver las formas. Ahora voy por refugio al Maestro Gotama, al Dhamma y al Sangha de los monjes. Que a partir de ahora el Maestro Gotama me considere como su seguidor laico que ha ido por refugio de por vida”.

 


FUENTE:

Bodhi, B. (2000). The Simile of the Field The Connected Discourses of the Buddha: A Translation of the Samyutta Nikaya.Boston: WisdomPublications, (versión digital), pp. 1549-1550.

Khettupamasuttam en Digital Pali Reader


Traducción: Anton P. Baron

Edición: Federico Angulo y Anton P. Baron

Publicación de Bosque Theravada, 2015, 2020.  

 

 

Visto 1280 veces Modificado por última vez en Lunes, 30 Marzo 2020 03:45