Jueves, 07 Septiembre 2017 18:47

SN 41,4 Mahakapatihariya Sutta - El milagro de Mahaka

Valora este artículo
(0 votos)

El Venerable Mahaka impresiona a Citta con sus milagros sobrenaturales.

 


[Leer en pali]

[4] En cierta ocasión un grupo de monjes ancianos moraba en la arboleda de mangos silvestres de Macchikasanda. Entonces, el hombre hogareño Citta se acercó a aquellos monjes ancianos, les rindió homenaje, se sentó a un lado y les dijo:

“Venerables señores, que los ancianos acepten, por favor, una comida de mi parte mañana”.

Entonces los monjes ancianos consintieron en silencio. Acto seguido, el hombre hogareño Citta, habiendo entendido que los ancianos habían aceptado, se levantó de su asiento, les rindió homenaje y, cuidando que quedasen siempre a su lado derecho, se retiró de allí.

Cuando pasó la noche, de mañana temprano los monjes ancianos se vistieron, tomaron sus cuencos y hábitos externos, y fueron a la residencia del hombre hogareño Citta. Estando allí, se sentaron en los asientos preparados para ellos.

Entonces, el hombre hogareño Citta sirvió con sus propias manos delicioso arroz con ghee y satisfizo a los monjes ancianos. Y cuando los monjes ancianos terminaron de comer y guardaron sus cuencos, se levantaron de sus asientos y salieron de allí.

Acto seguido, el hombre hogareño Citta, habiendo dicho: “Se regala el resto”, siguió de cerca a aquellos monjes ancianos. En esa ocasión, el calor era sofocante y los monjes ancianos caminaban a lo largo del camino como si sus cuerpos se estuviesen derritiendo debido a la comida ingerida. En aquella ocasión el venerable Mahaka, quien era el monje más joven del Sangha, dijo al venerable anciano principal:

“Sería bueno, venerable anciano, que soplase un viento fresco, que se formase un dosel de nubes y que cayese una llovizna del cielo”.

“Esto sería bueno, amigo”.

Dicho esto, el Venerable Mahaka hizo una hazaña de poder espiritual mediante la cual sopló un viento fresco, se formó un dosel de nubes y cayó una llovizna del cielo. Entonces, el hombre hogareño Citta pensó:

“¡Tanto poder y majestad tiene el monje más joven del Sangha!”.

Después de esto, cuando el Venerable Mahaka llegó al monasterio, preguntó al venerable anciano principal:

“¿Es esto suficiente, venerable anciano?”.

“Es suficiente, amigo Mahaka. Lo que se ha hecho es suficiente, amigo Mahaka, lo que se ha ofrecido es suficiente".

Acto seguido, los monjes ancianos entraron en sus viviendas y el Venerable Mahaka entró en la propia. Entonces el hombre hogareño Citta se acercó al Venerable Mahaka, le rindió homenaje, se sentó a un lado y le dijo:

“Sería bueno, venerable señor, que el maestro Mahaka me mostrara un milagro de poder sobrenatural”.

“Entonces, hombre hogareño, expande tu manto en la terraza y esparce sobre él un manojo de hierba”.

“Sí, venerable señor”, respondió el hombre hogareño Citta y expandió su manto en la terraza, esparciendo sobre él un manojo de hierba. Acto seguido, cuando el Venerable Mahaka entró en su vivienda y cerró el cerrojo, hizo una hazaña de poder espiritual mediante la cual una llama se disparó a través del cerrojo y el resquicio de la puerta y  quemó la hierba, pero no el manto. Entonces el hombre hogareño Citta sacudió su manto y se quedó a un lado paralizado y aterrorizado.

Acto seguido, el Venerable Mahaka salió de su vivienda y dijo a Citta, el hombre hogareño:

“¿Es esto suficiente, hombre hogareño?”.

“Es suficiente, Venerable Mahaka. Lo que se ha hecho es suficiente, amigo Mahaka, lo que se ha ofrecido es suficiente. Que el maestro Mahaka se complazca en esta deleitosa arboleda de mangos en Macchikasanda. Voy a ocuparme con entusiasmo de proveer los hábitos, la comida de las limosnas, la vivienda y los requisitos medicinales para el maestro Mahaka”.

“Lo dicho es muy amable, hombre hogareño”.

Entonces el Venerable Mahaka ordenó su vivienda, tomó su cuenco y hábito exterior, y salió de Macchikasanda. Y una vez que se hubo ido de Macchikasanda, salió para siempre y nunca retornó.

 


FUENTE:

Bodhi, B. (2000). Mahaka’s Miracle The Connected Discourses of the Buddha: A Translation of the SamyuttaNikaya.Boston: WisdomPublications, (versión digital), pp. 1525-1526.

Mahakapatihariyasuttam en Digital Pali Reader


Traducción: Anton P. Baron

Edición: Federico Angulo y Anton P. Baron

Publicación de Bosque Theravada, 2015, 2020.  

 

 

Visto 1345 veces Modificado por última vez en Martes, 24 Marzo 2020 23:17