Domingo, 27 Agosto 2017 11:44

SN 16,9 Jhanabhinna Sutta - Los jhanas y los conocimientos directos

Valora este artículo
(2 votos)

El Buda aplaude al Venerable Mahakassapa por su maestría en los logros meditativos y el conocimiento directo.

 


[Leer en pali]

[9] En Savatthi.

“Monjes, en cualquier grado que lo desee, recluido de los placeres sensuales, recluido de los perjudiciales estados mentales, entro y permanezco en el primer jhana, que consiste en el arrobamiento y felicidad nacidos de la reclusión, acompañado por el pensamiento aplicado y sostenido. Kassapa también, monjes, en cualquier grado que lo desee, recluido de los placeres sensuales, recluido de los perjudiciales estados mentales, entra y permanece en el primer jhana.

“Monjes, en cualquier grado que lo desee, al calmarse el pensamiento aplicado y sostenido, entro y permanezco en el segundo jhana, el cual tiene la placidez interior y la unificación mental, y consiste en el arrobamiento y felicidad nacidos de la concentración, sin el pensamiento aplicado y sostenido. Kassapa también, monjes, en cualquier grado que lo desee, al calmarse el pensamiento aplicado y sostenido, entra y permanece en el segundo jhana.

“Monjes, en cualquier grado que lo desee, al desaparecer el arrobamiento, permanezco ecuánime, con atención consciente y clara comprensión, y experimento la felicidad en mi cuerpo; entonces, entro y permanezco en el tercer jhana, del cual los nobles declararon: ‘Él es ecuánime, atentamente consciente y es alguien que tiene una morada feliz’. Kassapa también, monjes, en cualquier grado que lo desee, al desaparecer el arrobamiento, permanece ecuánime, con atención consciente y clara comprensión, y experimenta la felicidad en su cuerpo; entonces, entra y permanece en el tercer jhana.

“Monjes, en cualquier grado que lo desee, al abandonar la felicidad y la pena, con la previa desaparición de la alegría y el abatimiento, entro y permanezco en el cuarto jhana, ni penoso ni placentero, el cual tiene la purificación de la atención consciente mediante la ecuanimidad. Kassapa también, monjes, en cualquier grado que lo desee, al abandonar la felicidad y la pena, con la previa desaparición de la alegría y el abatimiento, entra y permanece en el cuarto jhana.

“Monjes, en cualquier grado que lo desee, con la completa superación de las percepciones de las formas, con la desaparición de la afectación sensorial, con la desatención a la percepción de la diversidad, [percibiendo:] ‘el espacio es infinito’, entro y permanezco en la base de la infinitud del espacio. Kassapa también, monjes, en cualquier grado que lo desee, entra y permanece en la base de la infinitud del espacio.

“Monjes, en cualquier grado que lo desee, con la completa superación de la base de la infinitud del espacio, [percibiendo:] ‘la conciencia es infinita’, entro y permanezco en la base de la infinitud de la conciencia. Kassapa también, monjes, en cualquier grado que lo desee, entra y permanece en la base de la infinitud de la conciencia.

“Monjes, en cualquier grado que lo desee, con la completa superación de la base de la infinitud de la conciencia, [percibiendo:] 'he aquí, no hay nada', entro y permanezco en la base de la nada. Kassapa también, monjes, en cualquier grado que lo desee, entra y permanece en la base de la nada.

“Monjes, en cualquier grado que lo desee, con la completa superación de la base de la nada, entro y permanezco en la base de la ni-percepción-ni-no-percepción. Kassapa también, monjes, en cualquier grado que lo desee, entra y permanece en la base de la ni-percepción-ni-no-percepción.

“Monjes, en cualquier grado que lo desee, con la completa superación de la base de la ni-percepción-ni-no-percepción, entro y permanezco en el cese de la percepción y sensación. Kassapa también, monjes, en cualquier grado que lo desee, entra y permanece en la base del cese de la percepción y sensación.

“Monjes, en cualquier grado que lo desee, ejerzo varias clases de poderes espirituales: habiendo sido uno, llego a ser varios; habiendo sido varios, llego a ser uno; aparezco y desaparezco; traspaso sin obstáculos una pared, un cerco, una montaña como si traspasara el espacio; me zambullo en la tierra, como si fuera agua; camino sobre el agua sin hundirme, como si fuera tierra; sentado, con las piernas cruzadas, viajo por el espacio como un ave; con mis manos toco y acaricio la luna y el sol, poderosa y majestuosamente; ejerzo mi dominio corporal incluso hasta donde llega el mundo del Brahma. Kassapa también, monjes, en cualquier grado que lo desee, ejerce varias clases de poderes espirituales.

“Monjes, en cualquier grado que lo desee, con el elemento del oído divino, que es purificado y sobrepasa el humano, escucho ambas clases de sonidos: los divinos y los humanos, aquellos que se generan lejos al igual que los que están cerca. Kassapa también, monjes, en cualquier grado que lo desee, con el elemento del oído divino, que es purificado y sobrepasa el humano, escucha a ambas clases de sonidos.

“Monjes, en cualquier grado que lo desee, entiendo las mentes de otros seres y personas, habiéndolas abarcado con mi propia mente. Entiendo la mente con pasión, como mente con pasión, y la mente sin pasión, como mente liberada de la pasión; la mente con odio, como mente con odio, y la mente sin odio, como mente liberada del odio; la mente con falsa ilusión, como mente con falsa ilusión, y la mente sin falsa ilusión, como mente liberada de la falsa ilusión; la mente contraída, como mente contraída, y la mente distraída, como mente distraída; la mente exaltada, como mente exaltada, y la mente no exaltada, como mente no exaltada; la mente superable, como mente superable, y la mente insuperable, como mente insuperable; la mente concentrada, como mente concentrada, y la mente desconcentrada, como mente desconcentrada; la mente liberada, como mente liberada, y la mente no liberada, como mente no liberada. Kassapa también, monjes, en cualquier grado que lo desee, entiende las mentes de otros seres y personas, habiéndolas abarcado con su propia mente.

“Monjes, en cualquier grado que lo desee, cuando mi mente está así concentrada, purificada, radiante, sin mácula, libre de corrupción, flexible, maleable, firme y ha alcanzado la imperturbabilidad, la dirijo al conocimiento de mis moradas pasadas. Recuerdo mis múltiples moradas pasadas, esto es, un nacimiento, dos nacimientos, cinco nacimientos, diez nacimientos, cincuenta nacimientos, cien nacimientos, mil nacimientos, cien mil nacimientos, muchos eones de contracción cósmica, muchos eones de expansión cósmica, muchos eones de contracción y expansión cósmica así: 'Allí tuve tal nombre, pertenecí a tal clan, tuve tal apariencia; tal fue mi alimento, tal mi experiencia de placer y dolor, tal el final de mi vida. Muriendo en este estado, renací allí. Ahí tuve tal nombre, pertenecí a tal clan, tuve tal apariencia; tal fue mi alimento, tal mi experiencia de placer y dolor, tal el final de mi vida. Muriendo en ese estado, renací aquí'. Así conozco mis múltiples moradas pasadas con sus aspectos y detalles. Kassapa también, monjes, en cualquier grado que lo desee, conoce sus múltiples moradas pasadas con sus aspectos y detalles.

“Monjes, en cualquier grado que lo desee, cuando mi mente está así concentrada, purificada, radiante, sin mácula, libre de corrupción, flexible, maleable, firme y ha alcanzado la imperturbabilidad, la dirijo al conocimiento del fallecimiento y renacimiento de los seres. Veo ―por medio del ojo divino, purificado y que supera al humano― seres falleciendo y renaciendo, inferiores y superiores, hermosos y feos, afortunados y desafortunados según su kamma, así: 'Estos seres ―involucrados con la mala conducta de cuerpo, palabra y mente, que injuriaron a los Nobles, que mantuvieron opiniones erróneas y realizaron acciones bajo la influencia de las opiniones erróneas― con la descomposición del cuerpo, tras la muerte, han renacido en el plano de la privación, en el destino malo, en los reinos inferiores, en el infierno. Pero estos seres ―dotados de buena conducta de cuerpo, palabra y mente, que no injuriaron a los Nobles, que mantuvieron opiniones correctas y realizaron acciones bajo la influencia de las opiniones correctas― con la descomposición del cuerpo, tras la muerte, han reaparecido en los destinos buenos, en mundo celestial'. Así ―por medio del ojo divino, purificado y que supera al humano―, veo seres falleciendo y reapareciendo, inferiores y superiores, hermosos y feos, afortunados y desafortunados según su kamma. Kassapa también, monjes, en cualquier grado que lo desee, ve ―por medio del ojo divino, purificado y que supera al humano― seres falleciendo y renaciendo, inferiores y superiores, hermosos y feos, afortunados y desafortunados según su kamma.

“Monjes, mediante la destrucción de las contaminaciones, en esta presente vida, entro y permanezco en la inmaculada liberación de la mente, liberación a través de la sabiduría, descubriéndolo por mí mismo con el conocimiento directo. Kassapa también, mediante la destrucción de las contaminaciones, en esta presente vida, entra y permanece en la inmaculada liberación de la mente, liberación a través de la sabiduría, descubriéndolo por él mismo con el conocimiento directo”.

 


FUENTE:

Bodhi, B. (2000). Jhanas and Direct Knowledges en The Connected Discourses of the Buddha: A Translation of the Samyutta Nikaya. Boston: Wisdom Publications, (versión digital), p. 860.

Jhanabhinnasuttam en Digital Pali Reader 


Traducción: Anton P. Baron

Edición: Federico Angulo y Anton P. Baron

Publicación de Bosque Theravada, 2015.  

 

 

Visto 1409 veces Modificado por última vez en Viernes, 25 Octubre 2019 20:44