Domingo, 27 Agosto 2017 11:36

SN 16,7 Dutiyaovada Sutta - Segundo discurso sobre la exhortación

Valora este artículo
(2 votos)

El Buda le pide a Kassapa que exhorte a los monjes, pero éste, por segunda vez, se rehúsa a hacerlo esgrimiendo sus razones, las cuales el Bienaventurado aprueba.

 


[Leer en pali]

[7] En la arboleda de los bambúes, cerca de Rajagaha.

Entonces el Venerable Mahakassapa se acercó al Bienaventurado, le rindió homenaje y se sentó a un lado. Entonces el Bienaventurado le dijo:

“Exhorta a los monjes, Kassapa, ofréceles una plática del Dhamma. Yo debo exhortar a los monjes, Kassapa, o lo debes hacer tú. Yo debo ofrecerles una plática del Dhamma, Kassapa, o lo debes hacer tú”.

“Venerable Señor, los monjes ahora son difíciles de ser amonestados y tienen ahora características que les hacen difíciles de ser amonestados. Ellos son ahora impacientes y no aceptan las instrucciones respetuosamente.

“Venerable Señor, cuando alguien no tiene fe en consideración a los estados perjudiciales, no tiene sentido de la vergüenza moral, no teme hacer el mal, no tiene energía ni sabiduría —sea cuando llegue el día o la noche—, solamente el declive se puede esperar en cuanto a los estados beneficiosos, y no el crecimiento. Al igual que cuando transcurre la oscura quincena [del mes], sea que llegue el día o la noche, solamente se puede esperar el declive de la luna en su color, circularidad, luminosidad, diámetro y circunferencia, así también, Venerable Señor, cuando alguien no tiene fe en consideración a los estados perjudiciales, no tiene sentido de vergüenza moral, no teme hacer el mal, no tiene energía ni sabiduría —sea cuando llegue el día o la noche—, solamente el declive se puede esperar en cuanto a los estados beneficiosos, y no el crecimiento.

“Una persona sin fe, Venerable Señor, esto es causa de declive. Una persona sin sentido de vergüenza moral… Una persona que no teme hacer el mal… Una persona que es perezosa… Una persona que es tonta… Una persona que es iracunda… Una persona que es maliciosa, esto es causa de declive. Cuando no hay monjes que se dejan exhortar, esto es causa de declive.

“Venerable Señor, cuando alguien tiene fe en consideración a los estados perjudiciales, tiene sentido de la vergüenza moral, teme hacer el mal, tiene energía y sabiduría —sea cuando llegue el día o la noche—, solamente el crecimiento se puede esperar en cuanto a los estados beneficiosos, y no el declive. Al igual que cuando transcurre la brillante quincena [del mes], sea que llegue el día o la noche, solamente se puede esperar el crecimiento de la luna en su color, circularidad, luminosidad, diámetro y circunferencia; así también, Venerable Señor, cuando alguien tiene fe en consideración a los estados perjudiciales, tiene sentido de la vergüenza moral, teme hacer el mal, tiene energía y sabiduría —sea cuando llegue el día o la noche—, solamente el crecimiento se puede esperar en cuanto a los estados beneficiosos, y no el declive.

“Una persona con fe, Venerable Señor, esto es causa de no-declive. Una persona con  sentido de la vergüenza moral… Una persona que teme hacer el mal… Una persona que es enérgica… Una persona que es sabia… Una persona que es sin ira… Una persona que es sin malicia, esto es causa de no-declive. Cuando hay monjes que se dejan exhortar, esto es causa de no-declive”.

“¡Bien, muy bien, Kassapa!…” [Buda repite el discurso entero del Venerable Mahakassapa].

 


FUENTE:

Bodhi, B. (2000). Ovada (2) en The Connected Discourses of the Buddha: A Translation of the Samyutta Nikaya. Boston: Wisdom Publications, (versión digital), p. 858.

Dutiyaovadasuttam en Digital Pali Reader 


Traducción: Anton P. Baron

Edición: Federico Angulo y Anton P. Baron

Publicación de Bosque Theravada, 2015.  

 

 

Visto 1072 veces Modificado por última vez en Viernes, 25 Octubre 2019 20:21