Domingo, 13 Agosto 2017 13:45

SN 3,20 Dutiyaputtaka Sutta - Segundo discurso sobre sin hijos

Valora este artículo
(2 votos)

El Buda ilustra al rey Pasenadi cómo funciona el kamma, tomando como ejemplo elcaso de un conocido financista que acaba de fallecer.

 


 [Leer en pali]

[20] En Savatthi.

El rey Pasenadi de Kosala se acercó al Bienaventurado, le rindió homenaje y se sentó a un lado. Y el Bienaventurado le dijo: “¿De dónde vienes, gran rey, a esta hora del mediodía?”.

“He aquí, Venerable Señor, en Savatthi ha muerto un financista, hombre hogareño. Llegué después de transferir su fortuna a sus herederos en el palacio, ya que murió intestado. He aquí, había cien lakhs de oro, sin hablar de la plata, y aún así, Venerable Señor, la comida de este financista hombre hogareño era así: comía el arroz rojo con gachas agrias. Su ropa era así: llevaba prendas de vestir de cáñamo de tres piezas. Su vehículo era así: iba en un carrito en mal estado con el toldo de hojas”.

“¡Es así, gran rey, es así mismo, gran rey! Una vez, en el pasado, gran rey, aquel financista hombre hogareño proveía la comida de las limosnas a un buda silencioso de nombre Tagarasikji. Habiendo dicho: ‘Dando limosna al asceta’, se levantó de su asiento y salió de allí. Pero después de haber ofrendado se arrepintió y pensó: ‘Sería mejor que mis esclavos u obreros comieran aquella comida de las limosnas’. Además, asesinó al único hijo de su hermano para asegurar su fortuna.

“Porque aquel financista hombre hogareño proveía la comida de las limosnas a un buda silencioso de nombre Tagarasikji, como resultado renació siete veces en el buen destino, en el mundo celestial. Como resultado residual de aquel mismo kamma, obtuvo la posición de financista, siete veces en esta misma ciudad de Savatthi. Pero, porque aquel financista se arrepintió, luego, acerca de su ofrenda, como resultado de aquel kamma su mente no se inclinó al disfrute de la excelente comida, excelente ropa ni excelentes vehículos, tampoco al disfrute de otros excelente elementos entre las cinco cuerdas del placer sensual. Y debido a que aquel financista hombre hogareño asesinó al único hijo de su hermano, para asegurar su fortuna, como resultado de aquel kamma fue atormentado en el infierno por muchos años, por muchos cientos de años, por muchos miles de años, por muchos cientos de miles de años. Como resultado residual de aquel mismo kamma, no rindió cuenta al tesoro real de su fortuna sin herederos.

“El viejo mérito de aquel financista hombre hogareño finalmente se extinguió, y no acumuló otro mérito fresco alguno. Pero hoy, gran rey, el financista hombre hogareño se está rostizando en el gran infierno Roruva”.

“Así que, Venerable Señor, aquel financista hombre hogareño, ¿ha renacido en el gran infierno de Roruva?”.

“Sí, gran rey, aquel financista hombre hogareño ha renacido en el gran infierno Roruva.

“Granos, riquezas, plata, oro

O cualquier otra posesión que hay,

Esclavos, obreros, mensajeros,

Y aquellos que viven en dependencia de uno:

Sin tomar nada uno debe ir,

Dejando todo atrás.

“Pero lo que uno ha hecho con su cuerpo,

Su habla o la mente:

Estos es lo que realmente le pertenece a uno,

Eso es lo que uno toma cuando se va;

Esto es lo que a uno le sigue

Como una sombra que nunca se aparta.

“Por eso uno debe hacer lo que es bueno,

Como lo que se recolecta para la vida venidera.

Los méritos son el soporte de los seres vivos,

En el mundo venidero”.

 


FUENTE:

Bodhi, B. (2000). Childless (2) en The Connected Discourses of the Buddha: A Translation of the Samyutta Nikaya. Boston, EE.UU.: Wisdom Publications (versión digital), pp. 260-261.

Dutiyaputtakasuttam en Digital Pali Reader


Traducción: Anton P. Baron

Edición: Federico Angulo y Anton P. Baron

Publicación de Bosque Theravada, 2015.  

 

 

Visto 1236 veces Modificado por última vez en Sábado, 11 Mayo 2019 16:36